domingo, 22 de febrero de 2015

Nieve en Frankfurt

La pasada Navidad, una de mis amigas y yo decidimos pasar unas vacaciones diferentes, terminando el año con un viaje. Tras varias horas de búsqueda infructuosa, justo antes de volvernos locas como en aquel anuncio, dimos con nuestro viaje: una super oferta de vuelo+hotel a Frankfurt.

La ciudad alemana nos recibió el 27 de diciembre con un temporal de frío y nieve, lo cual cabía de esperar, teniendo en cuenta las fechas en las que nos aventuramos a viajar a aquellos lares. Sin embargo, también he de decir que, en cuanto a climatología se refiere, ese fue el único "día malo". El frío era inevitable, pero la imagen de toda la ciudad nevada, bien merecía la pena.

Viajar en invierno tiene sus "inconvenientes", uno de ellos es la necesidad de realizar más paradas en el recorrido turístico, por eso de evitar congelarte..., para lo cual viene muy bien tomar un café o un chocolate caliente (¡bendito Starbucks!), mientras repones fuerzas para volver a salir al frío. No puedes pasar todo el día en la calle, andando de un lado para otro, así que se hace necesario elegir muy bien los sitios a visitar, a fin de no dejarte olvidado ningún lugar de principal interés.

Frankfurt es una de las ciudades más importantes de Alemania, así como el centro económico y financiero de la Unión Europea, al ser la sede del Banco Central Europeo (BCE).

Es una ciudad moderna, con altos rascacielos y un skyline que evoca a otras grandes urbes, siendo conocida por ello como "la Manhattan de Europa".


Como casi siempre al viajar, una de las primeras "tomas de contacto" con una ciudad es a través de su estación de tren. La estación de Frankfurt no dejará al viajero indiferente, tanto por su arquitectura, como por la oferta de restaurantes de comida rápida que se encuentran en su interior. Los medios de transporte en la ciudad son excelentes, siendo muy fácil moverse de un punto a otro a través del tranvía o del metro...aunque al recién llegado le puede parecer muy confuso todo, pues la información no es muy clara al respecto. La única solución: armarse de paciencia y preguntar a todo el mundo que haga falta.

Uno de los principales lugares de interés es la plaza Römerberg; se trata de la plaza principal y centro histórico de la ciudad. Al igual que otras ciudades alemanas, Frankfurt fue destruida por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial; la citada plaza fue reconstruida fielmente, basándose en la documentación existente. Está formada por un conjunto de casas de madera, así como por la Iglesia de San Nicolás y el Rathaus Römer, edificio de 1405 donde está ubicada la sede del Ayuntamiento. En el mes de diciembre acoge uno de los mejores mercados navideños del país.



Próxima a la plaza Römer se encuentra la catedral de San Bartolomé, edificio de estilo gótico que fue construida en los siglos XIV y XV sobre los restos de una iglesia de la época merovingia. Al igual que muchos edificios alemanes, fue destruida durante la guerra y reconstruida posteriormente. Su interior no resulta demasiado impactante, pero llama la atención su sencillez y sobriedad.

Junto con el Römer, otro de los lugares más pintorescos, comprensivos de la esencia histórica de la ciudad, es el barrio del Sachsenhausen. Su parte histórica y turística está compuesta por una serie de calles peatonales entrecruzadas, repletas de pubs y bares donde se puede degustar la sidra  tradicional de Frankfurt o apfelwein. Sabrás que estás entre sus calles en cuanto veas los adoquines con la manzana dorada. Es una buena opción para disfrutar de la vida nocturna de la ciudad, aunque también es recomendable para el que sólo quiera dar un paseo diurno, puesto que es uno de esos lugares con "encanto añejo".

Frankfurt no es una ciudad muy monumental, sin embargo tiene edificios y lugares con mucho encanto. Uno de ellos es el Alter Oper u ópera antigua de Frankfurt, que fue inaugurada en 1880. Tras su destrucción durante la Segunda Guerra Mundial, estuvo a punto de desaparecer y ser sustituida por un edificio moderno, sin embargo, un movimiento ciudadano consiguió que se reconstruyera respetando el diseño original.




A unos pocos metros de la ópera, se encuentra otra de las principales plazas de la ciudad: Hauptwache, que alberga el edificio del mismo nombre y la iglesia de St. Katharinen. El edificio Hauptwache fue originariamente una prisión, pero en la actualidad funciona como cafetería. A continuación de esta plaza, comienza una de las más importantes zonas comerciales de Frankfurt, conocida como Zeil. En esta amplia calle peatonal se concentran la mayoría de las tiendas de moda, así como dos grandes centros comerciales. Uno de ellos, al más puro estilo de nuestro Corte Inglés, cuenta con una terraza desde la que se pueden contemplar las espectaculares vistas de los rascacielos; constituyendo una visita obligada para el turista, puesto que su acceso es totalmente gratuito y merece (y mucho) la pena.


Frankfurt es una ciudad muy cosmopolita, llena de vida, urbana y moderna, aunque conserva ciertos rincones en los que aún se respira el espíritu de otras épocas. Es una gran opción para una escapada de fin de semana, para escapar de la rutina y volverte "loca" con las compras. En Navidad, con toda la decoración que adorna las calles, las luces y la nieve, ofrece una imagen muy pintoresca y agradable.




Y siendo consciente de que me dejo muchas más cosas en el tintero, que con estas pocas palabras no le hago justicia a la ciudad, al menos he conseguido ofrecer ciertas pinceladas de lo visto y vivido por aquellas tierras. Una última recomendación: ¡no se vuelvan sin probar la cerveza alemana!

Un saludo.










No hay comentarios:

Publicar un comentario